Clasificación del Agua Mineral Natural según su mineralización

En la antigüedad las personas bebían el Agua Mineral Natural en los propios yacimientos o de donde emanaba e incluso también se bañaban en ellas para curarse y relajarse, o sea lo que actualmente se hace en los spas, baños. Esto hace que los lugares que cuentan con alguno de estos manantiales puedan llegar a ser declarados de interes público y visitados por los turistas.

En los tiempos actuales, la forma más común de beber Agua Mineral Natural de los manantiales es mediante su embotellado y distribución; debido a que viajar a estos lugares y beber directamente el Agua Mineral no es posible hacerlo continuamente, además de que en algunos casos existen derechos de propiedad comercial exclusivos.

Se han realizado estudios que informan de como actúan los distintos tipos de Aguas Minerales Naturales. Este tipo de agua y su composición tiene una relación con las características geológicas del terreno. El grado de mineralización del agua tiene una relación directa con las rocas que se encuentran en los manantiales, por ejemplo las rocas de tipo ácido, como las cuarcitas y granitos, generan líquidos de pobre mineralización y las rocas básicas o salinas, ricas en carbonatos cálcicos, sodio y magnesio, producen una mayor cantidad de minerales disueltos.

Las Aguas Minerales Naturales, son aquellas que proceden de un manantial subterráneo protegido y cuya composición en minerales no es inferior a 250 partes por millón, siempre de origen natural y no añadido. El embotellado de este tipo de aguas debe realizarse en el lugar de origen, sin ser tratada previamente y debe de estar libre de cualquier microorganismo patógeno. Estas se dividen según la cantidad de minerales que tienen por litro en los siguientes grupos:

1.- Agua de mineralización fuerte poseen más de 1.500mg/l de residuo seco, es decir, de minerales por litro.
2.- Agua de mineralización moderada entre 500mg/l hasta 1.500mg/l.
3.- Agua de mineralización débil entre 50mg/l hasta 500mg/l.
4.- Agua de mineralización muy débil menos de 50 mg/l.

La sed nos indica que nuestro cuerpo necesita de agua. Si queremos que nuestro organismo funcione correctamente es igual de importante beber agua que eliminarla. Y de ello se encarga el sistema urinario que tiene como función extraer del cuerpo los desechos y toxinas de la sangre. Los riñones son los organos encargados de depurar la sangre que recogen de las arterias y una vez filtrada la devuelven a través de las venas. La orina es el desecho de esa filtración, la cual debemos eliminar.

Las aguas de menor grado de mineralización son las más recomendadas en general para los ancianos, personas que padecen cálculos renales, hipertensión arterial severa o retención de líquidos y para los bebés. En todos estos casos se buscan los efectos diuréticos o de arrastre de elementos que el organismo tiene que eliminar. En el caso de los ancianos debido al propio desgaste de los riñones este tipo de agua favorece mediante una mayor diuresis la eliminación de sustancias de desecho. En los bebés, al no tener totalmente desarrollado el sistema de filtración renal, al beber aguas de débil o muy débil mineralización se evita la formación de una orina concentrada que pueda afectar a su salud.

Un ejemplo de agua mineral de mineralización muy débil es la que tiene el residuo seco más bajo de España que es el Agua Mineral Natural Edaqua

Además con una orina de un grado de concentración de minerales bajo es más dificil la formación de los cálculos renales. Las aguas de débil mineralización son utilizadas en tratamientos dietéticos de muchos enfermos litiásicos.

La eliminación total de este tipo agua se produce en aproximadamente 2 o 3 horas, al eliminar el agua que esta manera tan rápida, baja la concentración de la orina, lo cual hace que la eliminación de productos de desecho sea más fácil y evita que se acumulen las sustancias que puedan producir la formación de los cálculos. Esto también hace que se asimile por el intestino más rápidamente provocando una abundante volumen de orina.

Si queremos que la orina tenga poca concentración necesitamos eliminar al menos 2 litros al día, lo que significa que una persona en condiciones normales debería tomar unos 3 litros, de los cuales al menos el 50% tendría que ser agua.

Las aguas de mineralización débil o muy débil, también se suelen utilizar cuando queremos adelgazar, porque estimulan la función renal y la diálisis, lo cual viene muy bien también para las personas que tienen tendencia a desarrollar piedras en el riñón, las que tengan reuma o los que padezcan de gota. Por eso en estos casos lo más indicado es consultar a un especialista y más si el agua es de mineralización fuerte, ya que a algunas personas podrían causarles problemas.

 

Categories

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *